Microdermoabrasión facial es sinónimo de piel bella. Se trata de un tratamiento de estética tras el cual nuestro rostro mejora de una manera considerable. Consiste en la realización de un barrido en la capa externa de nuestra piel a través de un sistema basado en minúsculas puntas de aluminio o diamante.